Geomorfología y evolución paleoclimática durante el Cuaternario a a partir del estudio de los macizos kársticos de los bordes del Sistema Central y de Valporquero, León

  1. Barea, J.
unter der Leitung von:
  1. Jerónimo López Martínez Doktorvater/Doktormutter
  2. Juan de Dios Centeno Carrillo Doktorvater/Doktormutter

Universität der Verteidigung: Universidad Complutense de Madrid

Fecha de defensa: 05 von Juli von 2001

Gericht:
  1. Guillermina Garzón Heydt Präsident/in
  2. Javier de Pedraza Gilsanz Sekretär/in
  3. Franco Cucchi Vocal
  4. Juan José Durán Valsero Vocal
  5. Joaquín Rodríguez Vidal Vocal

Art: Dissertation

Zusammenfassung

El objetivo de la presente Tesis Doctoral es contribuir al conocimiento de la geomorfología exo y endokárstica de la zona centro peninsular en relación con los cambios paleoambientales ocurridos a lo largo del Cuaternario. Se han estudiado aspectos de geomorfología superficial y subterránea, la petrología de las rocas que constituyen los macizos kársticos, la fracturación de los mismos y el estudio sedimentológico, geoquímico isotópico y geocronológico de los depósitos asociados al karst. El estudio incluye, además, la catalogación de más de 180 cavidades de la zona centro peninsular. La instalación, en el centro de la Península Ibérica, de la red fluvial Plio-Cuaternaria y su posterior incisión han tenido un papel fundamental en el desarrollo y posterior evolución del karst de la región, provocando la porfundización de los sistemas kársticos y su posterior desmantelamiento. También ha propiciado la entrada de grandes volúmenes de agua y sedimento al endokarst llegando, en ocasiones a colmatar por completo amplios sectores del mismo. Se pone de manifiesto como los primeros procesos importantes de karstificación datan del Plioceno inferior, aunque no es hasta el Plioceno superior cuando comienzan a formarse conductos subterráneos de cierta envergadura. La evolución del karst, durante el Cuaternario, ha venido por lo tanto, claramente marcada por el paleoclima de la región. Así durante los periodos fríos el endokarst ha sufrido diferentes episodios de relleno detrítico (estadios isotópicos 8,6,4 y 2). Estos depósitos son posteriormente erosionados en los periodos cálidos y húmedos del Pleistoceno propiciando, además, la formación de depósitos de precipitación química. Las dataciones y análisis de isótopos estables realizados en espeleotemas han permitido reconocer cuatro fases de crecimiento de espeloetemas asociadas a climas cálidos (estadios isotópicos 7,5,3, y 1) y otras dos más asociada