Diabetes gestacionalobtención de un protocolo de actuación que permita realizar un mejor diagnóstico de la enfermedad

  1. Miguel Ángel Castaño López
Dirixida por:
  1. Francisco Juan Navarro Roldán Director

Universidade de defensa: Universidad de Huelva

Fecha de defensa: 29 de xuño de 2015

Tribunal:
  1. Carlos Ruiz Frutos Presidente
  2. Antonio Barco Sánchez Secretario/a
  3. Jacobo Díaz Portillo Vogal
Departamento:
  1. CIENCIAS INTEGRADAS

Tipo: Tese

Resumo

La diabetes gestacional se define como una intolerancia hidrocarbonada de intensidad variable, con comienzo o detección durante la gestación, con independencia del tratamiento empleado para su control y su evolución posparto. Esta patología ha ido aumentando su incidencia mundial en los últimos años. La prevalencia de la diabetes gestacional varía entre el 1 % y el 14% de los embarazos, aunque en nuestro entorno (Area Mediterránea) oscila entre el 7% y el 9%, lo que representa el 90% de todos los embarazos de riesgo. La importancia clínica de la diabetes gestacional radica en la morbi-mortalidad materna y fetal. La anomalía fetal más frecuente es la macrosomía, seguida de distress respiratorio, hipoglucemia, hipocalcemia, hipomagnesemía, hiperbilirrubinemia, malformaciones y muerte neonatal; mientras que en la gestante, las más frecuentes son cesáreas, complicaciones cardiovasculares, diabetes mellitus y mortalidad materna. Todas estas complicaciones materno-fetales se reducen tras aplicar el tratamiento adecuado. En consecuencia, la mayoría de los estudios y las sociedades científicas, recomiendan el diagnóstico precoz de la diabetes gestacional para instaurar el tratamiento lo más tempranamente posible, cuando es necesario, y así reducir las complicaciones de la diabetes gestacional. A pesar de las distintas conferencias de consenso y recomendaciones de grupos de expertos publicadas en los últimos años, no existe aún un acuerdo definitivo sobre el mejor protocolo diagnóstico y el manejo clínico de esta patología. En España, el método empleado es el cribado en dos pasos, ya que es el método recomendado por la sociedad Española de Ginecología y Obstétrica, basándose en las recomendaciones del National Diabetes Data Group. Este método consiste en realizar primero una prueba de sobrecarga oral de 50 g de glucosa anhidra y medir la glucemia tras 1 hora de la ingesta, de forma que en aquellas mujeres que presenten una glucemia > 140 mg/dl, hay que realizarles el test de confirmación, 2-3 semanas después de la primera prueba, consistente en administrar una sobrecarga de lOOg de glucosa anhidra y se miden las glucemias plasmáticas durante 3 horas tras la sobrecarga, de forma que se diagnostica la diabetes gestacional cuando 2 ó más de los valores hallados son iguales o superiores: 105 mg/dl para el estado basal, 190 mg/dl para la Ia hora, 165 mg/dl para la 2a hora y 145 mg/dl para la 3a hora. Este método es complicado, molesto y ocasiona ciertos inconvenientes a las mujeres embarazadas como nauseas, mareos, vómitos y malestar general. Además el diagnóstico exige que la mujer realice la curva de glucemia en dos días diferentes, separados por una semana como mínimo, con los consiguientes problemas de pérdida de días de trabajo. El objetivo general del estudio es hallar un método más eficiente para diagnosticar a las mujeres con diabetes gestacional y conseguir un diagnóstico precoz de las mujeres con esta enfermedad para poder instaurar cuanto antes las medidas terapéuticas para disminuir los graves efectos derivados de la diabetes gestacional. Se estudiaron 388 mujeres embarazadas que fueron controladas y seguidas en el área sanitaria del complejo hospitalario �Hospitales de Huelva�. El protocolo propuesto de actuación en nuestro trabajo es el siguiente: 1. Todas las mujeres se realizarán el test de O�sullivan o de sobre carga oral de 50 gramos de glucosa anhidra. No se tendrán que realizar la prueba de sobrecarga oral con 100 g de glucosa anhidra, a aquellas mujeres gestantes que presenten una glucemia plasmática tras sobrecarga oral de 50 gramos de glucosa anhidra a los 60 minutos igual o superior a 190 mg/dL o inferior a 140 mg/dL. 2. Tampoco realizaremos la prueba de confirmación a aquellas gestantes con una hemoglobina glicosiladá inferior a 4,85% que nunca tendrían una diabetes gestacional; o superior a 5,95% que siempre tendrán unadiabetes gestacional. 3. Al resto le aplicaremos la ecuación propuesta (P(DG) /F � 20 3S3-ooi8*o,P ^ _i. T 1 1 solamente realizaremos la prueba de confirmación cuando nuestra ecuación nos indique que la paciente se encuentra en riesgo de tener una diabetes gestacional. El protocolo propuesto en este trabajo originaría una reducción del 50,00% de las pruebas de confirmación que se están actualmente realizando. En consecuencia, su instauración en el Servicio Andaluz de Salud, supondría un importante ahorro económico al SAS, una reducción de las molestias y/o perjuicios a las mujeres y un ahorro económico a las empresas donde trabajan las mujeres embarazadas, garantizando que todas las mujeres gestantes con diabetes gestacional de nuestra área sanitaria son correctamente diagnosticadas.