Fray Luis de León y su comentario romance al Eclesiastés. Labor humanística, docente y exegética

  1. Sergio Fernández López 1
  1. 1 Universidad de Huelva
    info

    Universidad de Huelva

    Huelva, España

    ROR https://ror.org/03a1kt624

Revista:
Hispanic Research Journal: Iberian and Latin American Studies

ISSN: 1468-2737

Año de publicación: 2016

Volumen: 17

Número: 3

Páginas: 242-256

Tipo: Artículo

DOI: 10.1080/14682737.2016.1156372 DIALNET GOOGLE SCHOLAR

Otras publicaciones en: Hispanic Research Journal: Iberian and Latin American Studies

Indicadores

Citas recibidas

  • Citas en Scopus: 1 (21-02-2024)
  • Citas en Dialnet Métricas: 1 (03-03-2024)
  • Citas en Web of Science: 0 (01-11-2023)
  • Citas en Dimensions: 1 (25-02-2024)

SCImago Journal Rank

  • Año 2016
  • Impacto SJR de la revista: 0.107
  • Cuartil mayor: Q3
  • Área: Visual Arts and Performing Arts Cuartil: Q3 Posición en el área: 250/506
  • Área: Literature and Literary Theory Cuartil: Q3 Posición en el área: 391/780
  • Área: Cultural Studies Cuartil: Q3 Posición en el área: 614/1001

CIRC

  • Ciencias Sociales: B
  • Ciencias Humanas: A

Scopus CiteScore

  • Año 2016
  • CiteScore de la revista: 0.1
  • Área: Literature and Literary Theory Percentil: 39
  • Área: Visual Arts and Performing Arts Percentil: 33
  • Área: Cultural Studies Percentil: 18

Dimensions

(Datos actualizados a fecha de 25-02-2024)
  • Citas totales: 1
  • Citas recientes (2 años): 0
  • Field Citation Ratio (FCR): 2.14

Resumen

A principios del siglo XVII, José de Valdivieso mencionó un tratado inédito de fray Luis de León titulado El perfecto predicador. Con el tiempo, diversos investigadores identificaron aquella obra con un Comentario al Eclesiastés que se conservaba manuscrito en el antiguo Convento de los Agustinos de Cádiz y como tal lo editaron. Sin embargo, esta exposición romance no tenía nada que ver con aquel tratado. Se trataba en realidad de los apuntes que fray Luis dictó a sus alumnos en el año 1579, el primero al frente de la Cátedra de Biblia. El perfecto predicador, pues, sigue perdido. Pero la información que hemos ganado sobre su docencia y exégesis no tiene precio.